¡Un buen clima de trabajo, una clave de éxito!

Cualquiera que sea el tipo de organización dentro de la cual la gente está llamada a trabajar, es una realidad que el trabajo ejerce una influencia significativa en la forma en que la gente se siente y se desenvuelve, por lo tanto, tiene un impacto importante en la eficacia de la organización. En este sentido, muchos estudios sobre organizaciones se han dedicado a hacernos tomar conciencia de que el ambiente de trabajo desempeña un papel preponderante en el éxito o el fracaso de una empresa. Del mismo modo, demuestra ser un factor determinante de la salud psicológica de su personal, ya que se ha demostrado que cuando el ambiente laboral está en su mejor momento todos los integrantes de la organización son más eficientes y creativos.

Pero cuando se trata de definir más concretamente el concepto de clima organizacional, uno se da cuenta de que es una noción más bien abstracta y compleja. Si bien la gente se refiere cotidianamente al ambiente de trabajo, no tienen una idea realmente clara como para poder definirlo. Son más capaces de sentirlo, de capturarlo sin ser realmente conscientes de la existencia y el papel de los diferentes factores que lo componen. Por lo tanto, comenzaremos por tratar de definirlo.

¿Qué es el ambiente de trabajo?

El ambiente de trabajo es una característica de las empresas que describe la relación entre los actores y la organización. Se mide por la percepción que se hacen la mayoría de los actores de cómo son tratados y gestionados. En cierto modo trata de una atmósfera particular percibida en un momento dado por las personas en su entorno de trabajo inmediato y que describe lo que viven y sienten. La percepción del ambiente depende de la interacción entre ellos (empleados, jefes, clientes), de las funciones y tareas de su puesto, y del entorno físico y material de la organización. Esta percepción se traduce en emociones y actitudes individuales y colectivas.

En general, los miembros se referirán en primer lugar a sus percepciones de la unidad de trabajo inmediata para describir el ambiente, en lugar de referirse a toda la organización. También, dentro de una misma unidad de trabajo, el ambiente puede ser percibido de manera relativamente homogénea por la mayoría de sus miembros. Sin embargo, puede haber variaciones en la percepción del ambiente en función del tipo de profesión o nivel jerárquico.

¡Un buen clima de trabajo, una clave de éxito!

Un ambiente de trabajo sano constituye un elemento clave e indispensable tanto para la salud de una organización como para la salud de las personas que trabajan allí. Varias razones abogan porque se dediquen energías importantes para hacer que el ambiente de trabajo sea óptimo dentro de la organización. Aquí hay algunas...

  • Para una organización, tener empleados felices y creativos representa varias ventajas:

En efecto, un clima sano genera un papel activo en los colaboradores, un impacto positivo en la productividad, en la capacidad de innovar, en la adaptabilidad al cambio y en la calidad del servicio al cliente. Del mismo modo, ayuda a reducir el absentismo, el número de accidentes y el número de quejas. También asegura la estabilidad del personal y representa un activo importante para atraer a los mejores empleados.

  • Los empleados, por su parte, encuentran también numerosas ventajas personales:

Un buen clima de trabajo mejora su satisfacción y su sensación de felicidad, limita el estrés y mejora su moral. También influye perceptiblemente en su comportamiento, su motivación, sus opciones y su manera de comunicarse entre ellos. Fomenta la creatividad, la innovación, la toma de decisiones y aumenta su compromiso con la organización.

En suma, el clima laboral representa una de las vías privilegiadas para cambiar los comportamientos de un grupo de personas, y así asegurar la eficacia y el éxito de la empresa.

El clima laboral, una responsabilidad colectiva.

A la luz de los muchos factores que pueden influir en el estado del clima organizacional de una empresa, se puede considerar que la creación de un clima sano es una responsabilidad colectiva. En la que todas y todos, independientemente del papel que juguemos, tenemos el deber de implicarnos. Desafortunadamente, uno tiene a menudo el reflejo de pensar que la solución se encuentra en otro lugar, en vez de preguntarse qué puede hacer para mejorar la situación.

Para los empleados, se ha demostrado que la adopción de actitudes y comportamientos positivos puede tener un impacto importante en la calidad de su trabajo y en su estado emocional. Por lo tanto, tienen un cierto poder para hacer que su vida laboral se desarrolle en un ambiente agradable y propicio para la convivencia, la creatividad y la eficacia. ¡Por tanto, cada persona debe responsabilizarse en este sentido!

Por su parte, el equipo directivo debe asumir la responsabilidad de la armonía general en la organización y asumir su liderazgo en este tema. Ellos deben predicar primero con el ejemplo y asegurarse de que las personas que componen la organización se entienden bien entre sí y trabajen bien juntos. Posteriormente, debe crear un ambiente de trabajo que favorezca el equilibrio y el bienestar emocional. Por lo tanto, la empresa debe tratar a sus empleados con dignidad, respeto y demostrar que realmente se preocupan por su destino prestando atención a sus necesidades, escuchando y apreciando lo que hacen.

La mejora del clima de trabajo.

La historia nos enseña que un clima de trabajo puede deteriorarse rápidamente, y aunque reconstruirlo es posible, es un proceso mucho más lento. Por ejemplo, cuando la desconfianza se instala en un ambiente de trabajo, es difícil deshacerse de ella porque generalmente va acompañada de actitudes negativas que influyen en gran medida en la percepción que un individuo tiene de su entorno profesional.

Cambiar un entorno organizacional poco saludable no es una cosa fácil. Primero requiere una voluntad sincera de cambiar por parte de los dirigentes y de toda la organización. Esto también requiere un gran esfuerzo y la modificación de comportamientos y formas de hacer arraigadas en los miembros de la organización. En tal contexto, por lo tanto, es mejor evitar que el clima se deteriore manteniéndolo lo más sano posible.

Desafortunadamente, no hay una receta milagrosa para mejorar el mal clima laboral. Es ante todo la calidad del diagnóstico hecho de la situación existente lo que determinará la eficacia de las intervenciones a realizar. Así, un buen diagnóstico debe resultar de la consulta a los miembros de la organización sobre sus percepciones e indicar las dimensiones más débiles sobre las que se debería intervenir prioritariamente, pero también las dimensiones más fuertes que pueden servir como palancas para realizar los cambios deseados.

Si crees que necesitas de la asesoría de expertos para empezar a mejorar el clima laboral de tu empresa, no dudes en contactarnos. Smart Clima es una herramienta innovadora que te permite hacer un diagnóstico completo de tu entorno laboral, para implementar estrategias de acuerdo a las necesidades de tu organización.

Empieza a disfrutar de todas las ventajas de un buen clima organizacional.

Solicita una demostración gratuita.