Los indicadores clave de productividad (KPI) como herramienta para medir el éxito

Los KPI son herramientas de medición que buscan mejorar el desempeño, pero las organizaciones no los implementan. Solo el 52 por ciento de las empresas están utilizando KPI en sus operaciones diarias según una encuesta.

Para que cualquier organización tenga éxito, es importante comprender primero qué significa para ellos el ser exitosos y conocer cuáles factores son componentes de su éxito. Las metas y objetivos de la organización, factores que contribuyen a alcanzarlo, todo debe estar claramente delineado antes de definir una medida de su éxito.

Para muchas industrias, actualmente, el éxito de la organización se identifica por la rapidez con la que crece, en otras palabras, su productividad. La productividad de una organización, a su vez, depende de la productividad de sus empleados. Por lo tanto, es vital medir la productividad de los empleados para comprender la dirección y el crecimiento de una organización.

Los indicadores clave de productividad (KPI) como herramienta para medir el éxito

Pero ¿cómo implementarlo? Se han ideado numerosos métodos para medir la productividad de los empleados en función de la industria o área de dominio. Los métodos para medir la productividad de los empleados se denominan: métricas de productividad. Para poder medir la productividad utilizando métricas de productividad, se debe responder a una serie de interrogantes ¿por qué desea medir?, ¿cómo planea medir? y después de medir ¿cuáles serán sus áreas de acción? El motivo por el que desea medir responde a las metas y objetivos que su organización quiere lograr. La forma en que planea medir será su métrica de productividad. Y el curso de acción sugiere las acciones que tomará para lograr las metas y objetivos definidos.

Varios factores contribuyen a la realización exitosa de sus metas y objetivos. Los factores que son críticos para el crecimiento de una organización en la dirección deseada se denominan Factores Críticos de Éxito (CSF). Hay cuatro tipos de CSF: industrial, estratégico, ambiental y temporal. Como recomendación no debería haber demasiados CSF, ya que solo resultaría en confusión y pérdida de enfoque. Estos factores también tendrán algunos elementos cuantificables que se medirían contra un umbral que especificará exactamente el estado actual de un factor. Estos elementos cuantificables son los Indicadores clave de productividad (KPI). Por lo tanto, cada objetivo establecido por una organización tendrá un factor de éxito crítico, un KPI y un objetivo.

En el proceso de medir la productividad utilizando los CSF y los KPI se involucran los siguientes pasos:

  1. Establecer la visión.

  2. Determinar metas estratégicas.

  3. Analizar cada objetivo para comprender qué factores influyen.

  4. Asignar una medida por factor KPI.

  5. Asignar un valor objetivo.

Entre la lista de indicadores que se miden con mayor frecuencia dentro de una empresa se encuentran el rendimiento y la productividad, los niveles de inventario, los costos de las materias primas y los costos laborales.

La gestión del desempeño empresarial consiste en trazar la pirámide de medición de la productividad con los siguientes niveles: visión, estrategias, objetivos, factores críticos y finalmente indicadores clave de desempeño. Una técnica llamada "diagrama de espina de pescado", ayuda a identificar las métricas de los KPI. Los siguientes pasos están involucrados en la creación de un diagrama de espina de pescado efectivo:

  • Seleccionar los factores críticos.

  • Categorizar los factores causales individuales.

  • Identificar los factores determinantes causales.

  • Analizar el diagrama de espina de pescado.

El diagrama de espina de pescado proporciona un marco referencial para identificar el impacto de todos los impulsores potenciales en la productividad e identificar métricas individuales para aumentar los KPI.

La selección de métricas incorrectas para los KPI puede dañar gravemente cualquier esfuerzo de gestión del rendimiento. Es difícil decidir qué métrica califica como métrica de KPI. Podríamos considerar el uso de grupos de KPI como productividad, puntualidad, eficiencia del proceso, tiempo de ciclo y utilización de recursos. Las métricas de KPI candidatas podrían incluir: métrica de tiempo de respuesta, métrica de visibilidad, métrica de productividad, métrica de contracción. Aunque se pueden desarrollar innumerables métricas adicionales, estas son suficientes para representar los atributos vitales de las métricas de KPI. Todo lo que necesitamos entender es que los KPI deben ser medibles, comprensibles, relevantes y basados en datos válidos. Desde un punto de vista organizacional, los KPI deben ser en cascada y permitir a los usuarios tomar acciones positivas.

¿Ya conoces cuáles son los KPI más importantes para tu compañía? Con Smart Performance podrás asignar, medir y dar seguimiento a los objetivos del equipo de manera sencilla, unificar y gestionar tus fuentes de información y personalizar tus KPI de acuerdo a las necesidades de tu organización.

En conclusión se puede observar cómo los KPI cada vez están teniendo un papel más importante en todas las organizaciones y empresas, ya que permiten una gestión eficiente de la información y la ponen a disposición de manera accesible, para que los administradores la estudien y puedan tomar las decisiones correctas.

Conozca Smart Performance.

¡Solicite una demostración del sistema!